Masaje Tailandés

- Talleres -

Masaje Tailandés -Talleres y Retiros-

“La idea de obtener placer físico de una actividad física era totalmente parte de cómo concebía estar vivo”. Ohab Naharin
 
Los retiros e intensivos están destinados a quienes tengan ganas de aprender sobre el contacto, la relajación y la contemplación.
 
El abordaje de la práctica tiene como objetivo el desarrollo del conocimiento sobre sí mismo como base de cualquier intento de vincularse con otros (y esta es un práctica basada esencialmente en la capacidad de vincularse) y también el desarrollo de recursos para generar un contexto propicio de práctica y posible transformación para sí mismo y los demás.
 
Conocemos las formas propias de este tipo de trabajo corporal. En cada retiro o intensivo, aprendemos una sesión “ejemplo” de Masaje Tailandés a través de la experiencia de dar y recibir. Aprendemos un abordaje del Masaje Tailandés teñido de visiones provenientes de otras prácticas como: técnicas somáticas, Sensopercepción y Osteopatía. Consideramos esta práctica más como un arte que como una terapia.
 
Los retiros e intensivos son en su mayor parte vivenciales. La experiencia y la práctica son los contextos elegidos para generar conocimientos que luego compartimos y apuntamos.
 
Los contenidos se agrupan casi todos en áreas que podríamos definir como: Anatomía vivencial (Sensopercepción); técnicas de contacto propias del código del Masaje Tailandés; y recursos para el diálogo con el otro y la creación de la “danza” de cada sesión.
 
Entre todos armamos un apunte ayuda memoria con lo que hayamos hecho y fotos para compartirlo y tener guía a la hora de practicar.
 
Los retiros e intensivos están ideados como puntos de apoyo para la formación en Masaje Tailandés. Como toda práctica integral, la formación es infinita y el camino es propio y único para cada persona. Es fundamental practicar con constancia. La mayor parte de los conocimientos provienen de la experiencia.
 
Es importante que quienes participen puedan arrodillarse y sentarse en el piso cómodamente. No es indicado para embarazadas, personas con fiebre o lesiones actuales.
 
Es necesario asistir con ropa cómoda, lo menos sintética posible y pantalones largos. Es recomendable asistir al menos a tres talleres seguidos para comprender el sentido de la propuesta.
 
En todos los encuentros conviven todos los niveles de experiencia y nos nutrimos de las diferencias. Repasamos y practicamos las bases de la práctica en todas las oportunidades. Las sesiones que vemos no se repiten, son siempre nuevas.
 
Sobre el Masaje Tailandés
 
Se lo conoce como “Yoga para perezosos”. Es una práctica similar al Yoga, no sólo por sus posturas y formas, sino también por sus fundamentos filosóficos. Es un modo de despertar la conciencia física y desarrollar un estado vital y disponible, a través de presiones y movilizaciones asistidas. Su fin es prepararnos para la meditación.
Las líneas Sen (meridianos) recorren todo el cuerpo y algunas de ellas son las que se trabajan durante la sesión con digitopuntura y presiones con codos, pies y manos.
 
Algunos de los aportes de la práctica del Masaje Tailandés son:
 
Armoniza el tono muscular
Favorece el registro corporal Mejora el dormir
Mejora la movilidad de las articulaciones
Mejora la circulación
Fortalece las defensas naturales del cuerpo
Nutre la capacidad de vincularse a través del contacto consciente
Aclara los pensamientos
Acompaña a procesar incomodidades físicas, emocionales o de cualquier tipo
Alimenta la conexión con la salud y la creatividad